Alumnes d'Escriptorium, guanyadores de microcontes

🎖🎖🎖 Tres alumnes d’Escriptorium, en el palmarès dels ‘VIII Premi Font de Santa Caterina de Microcontes’ de Montornès del Vallès‘. Moltes felicitats a Edushkaia Beltranova (Guanyadora), Maite Santasuana i Rosalia Giraldo (accèssits).

Tenim unes alumnes d’una qualitat literària molt alta 📕📕📕!

Què podem aprendre de Voltaire?

Doncs, per fer avui tres-cents vint-i-cinc anys, les coses que va pensar i escriure Voltaire (François Marie Arouet (París, 21 de novembre del 1694 – 30 de maig del 1778) segueixen sent més actuals que algunes de les coses que diuen els nostres contemporanis, no trobeu?

🥁 “No estic d’acord amb el que dius, però defensaré amb la meva vida el teu dret a dir-ho”

🥁 “Déu meu, allibera’m dels meus amics! Dels enemics ja m’encarregaré jo”

🥁 “És perillós tenir raó quan el govern està equivocat”

🥁 “Quan es tracta de diners tots som de la mateixa religió”

🥁 “Els exemples corregeixen molt millor que les esbroncades”

🥁 “El sentit comú no n’és gens, de comú.”

🥁 “No sempre depèn de nosaltres ser pobres; però sempre depèn de nosaltres fer respectar la nostra pobresa”

🥁 “La idiotesa és una malaltia extraordinària, no és el malalt qui pateix per ella, sinó els altres que l’envolten”

🥁 “Busquem la felicitat, però sense saber on, com els borratxos cerquen casa seva, sabent que tenen una però sense saber on és”

🥁 “L’amor propi, igual que el mecanisme de reproducció dels humans, és necessari, ens genera plaer, però l’hem d’ocultar”

Michael Crichton, el visionari

Los devoradores de cadáveres“, Michael Crichton
(Chicago, 23 d’octubre del 1942 – Los Angeles, 4 de novembre del 2008)

“He aquí que veo a mi padre, he aquí que veo a mi madre, a mis hermanas y mis hermanos, he aquí que allí veo el linaje de mi pueblo hasta sus principios. Y he aquí que me llaman, me piden que ocupe mi lugar entre ellos en los atrios de Valhalla, el lugar donde viven los valientes, para siempre. (…) He visto a los Rus, cuando llegaron de sus viajes comerciales y acamparon en el ITIL. Nunca he visto especímenes físicos más perfectos, altos como las palmas datileras, rubios y colorados; no visten túnicas ni caftanes, pero los hombres visten una prenda que cubre una parte del cuerpo y deja las manos libres. Cada hombre tiene un hacha, una espada y un cuchillo, y mantiene cada uno consigo a todo momento. Las espadas son anchas, de tipo franco. Cada mujer lleva en cualquiera de los senos una caja de hierro, plata, cobre o de oro; el valor de la caja indica la riqueza del marido. Cada cuadro tiene un anillo del que depende un cuchillo. Las mujeres llevan collares de oro y plata. Sus adornos más preciados son bolas de cristal verde. Ellos las ensartan como collares para sus mujeres.”

Luis Rosales, pura poesia

Vint-i-set anys després de la seva mort, el poeta de Granada Luis Rosales segueix sent un dels autors amb més sensibilitat de la generació del 36. Millor que parlin les seves paraules:

La tarde va a morir; en los caminos
se ciega triste o se detiene un aire
bajo y sin luz; entre las ramas altas,
mortal, casi vibrante,
queda el último sol; la tierra huele,
empieza a oler; las aves
van rompiendo un espejo con su vuelo;
la sombra es el silencio de la tarde.
Te he sentido llorar: no sé a quién lloras.
Hay un humo distante,
un tren, que acaso vuelve, mientras dices:
Soy tu propio dolor, déjame amarte. (Ayer vendrá)

Como el náufrago metódico que contase las olas
que faltan para morir,
y las contase, y las volviese a contar, para evitar
errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia de
caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería (Audobiografía)

☺ Drogues de ficció ☺

¿Quantes substàncies al·lucinògenes s’han inventat en les novel·les per fer que els protagonistes tinguessin poders especials, oblidessin experiències traumàtiques, convertissin el món miserable en un lloc idíl·lic o solucionessin problemes impossibles?

Aquí en teniu una llista que ha fet la BBC News Mundo en un article molt interessant:

Nepente (“Odissea”, d’Homer i “El corb”, d’Edgar Allan Poe)

Aigua del riu Leteo (“Eneida”, Virgili)Soma (“Un món feliç”, d’Adolf Huxley)

Melange (“Dune”, Frank Herbert)

Dylar (“Sonido blanco”, Don DeLillo)

I ens permetem afegir: Can-Di (“Els tres estigmes de Palmer Eldritch”, Phillp K. Dick)

Les píndoles blava i vermella (“Matrix”, Lilly i Lana Wachowski)

“La por del porter al penalty”

Què en sabeu del nou Premi Nobel de Literatura, Peter Handke? El guardó ha aixecat molta polseguera per la personalitat de l’escriptor. Aquí podeu llegir-ne una mostra. I aquí teniu el començament d’una de les seves novel·les més llegides, “La por del porter davant del penalty

“Al mecánico Josef Bloch, que había sido anteriormente un famoso portero de un equipo de fútbol, al ir al trabajo por la mañana, le fue comunicado que estaba despedido. Sea como sea, Bloch lo interpretó así, cuando al aparecer por la puerta de la garita donde los obreros estaban descansando, solamente el capataz levantó la vista del almuerzo, así que se marchó de la obra. En la calle alzó el brazo, pero el coche que pasaba por allí en aquel momento no era un taxi –tampoco lo hubiera sido si Bloch no hubiera levantado el brazo para hacer señas a un taxi–. Finalmente escuchó el sonido de unos frenos; Bloch se dio la vuelta: a sus espaldas estaba un taxi y el taxista decía algo malhumora- do; Bloch se dio la vuelta de nuevo, se metió en el taxi y dijo que quería ir al mercado.
Era un bonito día de octubre. Bloch se comió una salchicha caliente en un quiosco y después, atravesando la zona de los puestos, se fue a un cine.
Todo lo que veía le molestaba; intentó ver lo menos posible. Dentro del cine dio un suspiro de alivio.
Al entrar le sorprendió que la taquillera contestara con un ademán muy natural al gesto que hizo al poner el dinero en el plato giratorio sin decir palabra. Observó que junto a la pantalla había un reloj eléctrico con la esfera luminosa. A mitad de la película oyó que sonaba una campana; se quedó pensando durante un rato si había sonado en la película o venía de fuera, de la torre de la iglesia que estaba junto al mercado.
Al salir a la calle se compró unas uvas, que en esa época del año eran muy baratas. Siguió andando, comiéndose las uvas por el camino y escupiendo las pielecitas.
En el primer hotel donde pidió una habitación no le admitieron, porque llevaba solamente una cartera.”